'Amr Ibn Salmah, radia Allahu anhu, narró:

Solíamos sentarnos en la puerta de 'Abdullaah ibn Mas'ud antes de la oración del alba, entonces cuando él salía caminabamos junto a él hacia la mezquita. Un día, Abu Musa al Ash'ari vino a nosotros y dijo,

"Ha salido Abu 'AbdurRahman?"

Respondimos "No."

Entonces, se sentó con nosotros hasta que salga. Cuando salió, todos nos levantamos junto a él, y Abu Musa le dijo,

"¡Oh Abu AbdurRahmaan! Acabo de ver algo en la mezquita que considero malo, pero todas las alabanzas son para Allaah, no ví nada excepto el bien."

Preguntó, "¿Qué es?"

(Abu Musa) respondió, "Si vives lo podrás ver. Ví en la mezquita a gente sentada en círculos esperando por la oración. En cada círculo tenían piedras entre sus manos y un hombre les decía: "Repitan Allaahu Akbar cien veces". Entonces ellos lo repetían cien veces. Luego él les decía, "Digan laa ilaaha illallaah cien veces." Entonces ellos repetían cien veces, luego él les decía, "digan Subhana Allaah cien veces." Entonces, ellos lo decían cien veces."

(Ibn Mas'ud) preguntó, "¿Qué les dijistes?."

(Abu Musa) dijo, " No les dije nada. En su lugar, espero oír lo que piensas o que declaras."

(Ibn Mas'ud) respondió, "Les hubieses ordenado que cuenten las malas acciones que adquirieron y les hubieses garantizado que sus buenas acciones no se perderán!."

Luego fuimos junto a él (ibn Mas'ud) hasta que se dirigió a uno de los círculos se detuvo y dijo,

"¿Qué es esto que os veo hacer?"

Respondieron, "¡Oh AbdurRahmaan! Son piedras con las cuales estamos contando takbir, tahlil, y tasbih."

Les dijo, "Cuenten sus malas acciones. Les aseguro que ninguna de sus buenas acciones se perderá. ¡Hay de ustedes, Oh Ummah de Muhammad, que la paz y bendiciones sean con él! ¡Cuan rápido se dirijen a la destrucción! Estos son los compañeros de vuestro Profeta y están dispersos. Ahí está su ropas que aún no se ha deteriorado y su cuenco que aún no está roto. ¡Por Aquel en cuyas manos esta mi alma! O estáis sobre una religión mejor guiada que la religión de Muhammad, que la paz y bendiciones sean con él, o estáis abriendo la puerta al extravío."

Ellos dijeron, "¡Oh Abu AbdurRahman! Por Allah, sólo intentamos el bien."

Él respondió, "Cuantos hay que intentan el bien pero no lo logran. Con certeza que el Mensajero de Allaah, nos informó, "Un grupo de gente recitará el Qur'an pero no pasará más allá de sus gargantas." ¡Por Allah! No sé, pero quizás la mayoría de ellos son ustedes." Luego los dejó.

Umar ibn Salmah (el sub-narrador) dijo: Vímos a muchos de esas personas luchando contra nosotros en el día de Nahrawaan, junto a los Jawarij."

Sunan ad Darimi 1/79. Autentificado por Sh. Salim al Hilali