Al-Khushu’ en el Salat




Cómo mantener el Khushu’ en la oración

Allah –alabado y ensalzado sea- dijo:

“Bienaventurados los creyentes,que hacen su oración con humildad”.
(23:1-2)

y estad con devoción ante Allah”. (2:238)

Abu Huraira –Allah esté complacido con él-
dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las
bendiciones de Allah sean con él- rezó un día,
se giró y dijo: “¡Oh fulano y fulano! ¿No perfeccionáis
vuestra oración? ¿Acaso aquel que reza no observa
cómo lo hace?Si es así, reza para sí mismo”.


Este Khushu’ (recogimiento) es perfeccionado por unas cuantas cosas cuyas están en la oración y otras en el
exterior.

Acordarse de la muerte

Anas –Allah esté complacido con él- dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Acordaos de la muerte en vuestra oración porque cuando un hombre se acuerda de la muerte en su oración, se esfuerza en perfeccionarla y reza como un hombre que no piensa que vuelva a rezar después de esa vez. Tened cuidado y buscad el perdón en cada asunto”.
El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó al musulmán que se acordase de la muerte durante la oración debido a que es el medio de perfeccionar la oración. Acordarse de la muerte crea el temor en las almas y mediante ella las acciones son consolidadas.
Lo que viene después es más espeluznante. ¿Dónde está la salida contra el estrechamiento de la tumba? ¿y cuál será nuestra respuesta cuando seamos cuestionados en la tumba?
Además, no conocemos nuestro destino, si será un jardín cuya largura es como la del cielo y la de la tierra, o donde hay un fuego de cuyo los hombres y las piedras serán el carburante. El siervo imagina visiones de la muerte y de lo que viene después,de manera que reza como un hombre que piensa que no realizará otra oración después de esa. Por tanto, perfecciona su oración, se cuenta entre los muertos, prepara su mortaja, escribe su testamento y devuelve sus derechos a quienes los poseen. Cuando se despierta, no espera a que llegue la tarde y cuando llega la tarde, no espera a que llegue la mañana. De esta manera logra efectuar la oración, humilde, sumiso y con lágrimas en los ojos. Entre el temor y la esperanza hace frente a la otra vida y dice adiós al mundo. Es una oración de despedida. A través de ella, dice adiós a su familia, a sus padres, a sus hermanos y a los que le son más queridos y más cercanos, de hecho al mundo entero.
Y dice “Allahu akbar” (Allah es el más grande), en efecto, es más Grande que cualquier cosa. Él disminuye este mundo y lo considera insignificante. Luego hace una invocación de la apertura “Oh Allah alejame de mis pecados, tal y como has alejado occidente de oriente”. Visualiza la lejanía de occidente y de oriente, luego se acuerda de lo que tiene como pecados y errores que cargan sobre su espalda. Teme encontrar a Allah –alabado sea- en ese estado y que la muerte llegase
antes de que se arrepintiese, por lo que invoca con esta invocación con certeza y convicción de que será respondida. Él reflexiona sobre el significado de todo lo que pronuncia durante su oración, acordándose de la grandeza y del poder de Allah –alabado sea, en su corazón, en las lágrimas derramadas de sus ojos porque el paraíso y el fuego del infierno se han acercado a él más que los cordones de sus zapatos.
Personifica el dicho del mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él-: “Rezad una oración de despedida, como si le vierais, ya que si no le véis, Él os ve”.
Esto es lo esencial para que la oración sea hecha correctamente y que el mundo sea colocado detrás nuestro. Si una persona supiese que escuchamos sus palabras y que sin ninguna duda llegarían al Rey, ¿qué dirá entonces? ¿Y cómo hablaría? ¿No le veréis pesar las letras de sus palabras? ¿Qué hay de aquel que se mantiene de pie delante del Clarividente y Omnisciente, Aquel que ningún secreto le puede ser ocultado?
‘Abdullah Ibn Shikhkhir –Allah esté complacido con él- dijo: “Yo vi al mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- rezar con nosotros y en su pecho había un murmullo a causa de su llanto, como el del agua cuando hierve”.
El llanto de ‘Umar –Allah esté complacido con él- podía ser escuchado desde el último rango como fue narrado en Al-Bukhari, ‘Abdullah Ibn Shaddad dijo: Escuché el sollozo de ‘Umar mientras yo estaba en el último rango y él recitaba: “Yo no me quejo más que a Allah de mi aflicción y de mi pena”. (12:86)
En cuanto a Abu Bakr –Allah esté complacido con él-, la gente no podía escuchar su recitación en la oración por su llanto, como ‘Aisha –Allah esté complacido con ella- lo describió cuando dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo mientras estaba en su enfermedad (terminal): “Llamad a Abu Bakr para que dirija a la gente en la oración”. ‘Aisha dijo: “Yo dije: cuando Abu Bakr se pone en tu lugar, la gente no escucha por su llanto, entonces llama a ‘Umar y permítele dirigir a la gente. Él (el mensajero) dijo: “Llamad a Abu Bakr y que él dirija a la gente”. Aisha dijo a Hafsa: “Dile al mensajero que cuando Abu Bakr se pone en tu lugar, la gente no escucha por su llanto, llama a ‘Umar para dirigir a la gente”. Hafsa lo hizo y el mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Ciertamente vosotros sois como los compañeros de Yusuf. Llamad a Abu Bakr y que él dirija a la gente en la oración”. Hafsa dijo a ‘Aisha: “Jamás saldría adelante tan bien como tú”. En otra narración: Abu Bakr es un hombre triste, cuando se pone en tu lugar, no es capaz de rezar con la gente”.

Reflexionar sobre los sentidos de las palabras relativas a la oración

Cuando dice “Allahu akbar” se acuerda del sentido de estas palabras y de la grandeza y del poder de Allah –alabado sea- que contienen.
Cuando busca refugio en Allah contra Shaytán, reflexiona en el significado de la búsqueda de refugio y lo que ello entraña y se aferra a Allah, El Oyente que escucha al siervo, el Omnisciente que sabe lo que los Shayatin conspiran. Se acuerda que por medio de ello abre la puerta a todo bien y cierra la puerta a todo mal.
De la misma manera reflexiona sobre el sentido de Bismillah, el Tasbih (subhanallah) y las oraciones por el profeta la paz y las bendiciones de Allah sean con él.
Es esencial regresar a los libros de Tafsir y a los discursos de los sabios hasta que la persona comprenda exactamente lo que dicen.
Con todas las oraciones se esfuerza en realizarlas conforme a su capacidad y fuerza.

Abandonar el pecado y la desobediencia

Allah –alabado sea- dijo: “Allah no cambiará la condición de un pueblo mientras éste no cambie lo que en sí tiene. ” (13:11)
La desobediencia es una barrera que se endereza delante del khushu’ en la oración.
Es incluido en esta desobediencia aferrarse a una mujer que tiene malas maneras y no divorciarla o darle a un insensato el poder de disponer de la riqueza de uno mismo u otorgar un préstamo sin testigos.
El mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Tres hombres piden a Allah –alabado sea- pero no son respondidos: un hombre que tiene una mujer de mala naturaleza y no la divorcia, un hombre al que se le debe algo pero que no llamó a nadie para ser testigo de ello y un hombre que da su riqueza a un insensato”.
Allah –alabado sea- dijo: “Y no déis a los insensatos su riqueza”.
Se incluye la desobediencia de la mujer a su marido y la esclava que huyó de la casa de su amo, como fue narrado en el hadith: Dos hombres cuya oración no sobrepasará de sus cabezas: una esclava que huyó del hogar de su amo hasta que regrese y una mujer que desobedece a su marido hasta que le obedezca”.
Incluso la obediencia a Allah en la abundancia aumenta el khushu’ en la oración y completa su perfección.
De las cosas que conducen a esto es ser misericordioso con los huérfanos, acariciar sus cabezas y alimentarles.
Al respecto, el mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “¿Queréis que vuestro corazón se endulza y obtengáis lo que necesitéis? Mostrad indulgencia con el huérfano, acariciad su cabeza y dadle de vuestra comida. Vuestro corazón se ablandará y obtendréis lo que necesitéis”.

Evitar reír demasiado porque es malo para el corazón y para el khushu’

Esto fue narrado en el hadith: “En efecto reír mucho mata al corazón”.

Elegir acciones apropiadas




  • Lo que es halal, porque Allah sólo acepta lo lícito y sano. Consumir lo que es ilícito rechaza la invocación e impide el khushu’.
  • Que tales acciones no se opongan a los tiempos de oración. Si es el caso, el hombre empezará a tomar decisiones para él permitiéndose retardar las oraciones e incluso recuperarlas si no las hace en su momento. También puede preguntar a alguien que le de esta respuesta.
  • Que intente encontrar según su capacidad, acciones que no sean vigorosas ni exigentes, para que entre en la oración con un corazón humilde y arrepentido. Aquel que está cansado y agotado debe refrescar su mente para el khushu’ en la oración.

El mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- nos ordenó que cuando la comida está servida y el Iqamah es pronunciado para la oración, empezamos a comer hasta acabar. Esto es debido a la ocupación del corazón con las cosas exteriores en la oración. Ibn ‘Umar –Allah esté complacido con él- relató del profeta la paz y las bendiciones de Allah sean con él que dijo: “Cuando la comida es servida y la oración ha empezado, empezad por la comida y no os apresuréis hasta que hayáis terminado”.

No estar excesivamente ocupado por los asuntos mundanales

Porque así se dependerá de la otra vida. Tomad del mundo lo que os sea suficiente para vosotros, vuestra familia y vuestros hijos.
Si vuestro trabajo es por la mañana, será suficiente para vosotros. No hay necesidad entonces de que se trabaje por la tarde.
Si recibís una suma mediante un asunto que os aporta beneficios en abundancia no hay necesidad alguna de enredarse en distintos asuntos, dividiendo vuestra mente y olvidando los derechos de vuestro Señor, vuestros propios derechos, los de vuestra familia y los de las personas a vuestro cargo.

Recitar abundantemente el Corán

Fue autentificado en diversos recordatorios e invocaciones del mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, así como la lectura de la Sunnah y las historias que enternecerán el corazón y alejarán a Shaytán.

Llegar pronto a la oración


Para que su ardor en la oración no se turbe, va tranquilo y calmado.
Abu Qatada –Allah esté complacido con él- dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Cuando venís a la oración, venid con calma y tranquilidad y no vengáis con prisa. Lo que sepáis de la oración, rezadlo y lo que os falte completadlo”.
Abu Huraira –Allah esté complacido con él- dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “Como el orante es recompensado, no vengáis con prisa, venid con calma y tranquilidad. Lo que sepáis de la oración rezadlo y lo que os falte completadlo. Ciertamente, cuando uno de vosotros viene para realizar la oración ya está en la oración”.

Alinear los rangos y llenar los huecos


Los huecos en los rangos son los lugares donde viene Shaytán y se queda allí.
En un hadith, se relató: “Apretaos en los rangos, ya que Shaytán se queda en los huecos”.
El mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- tenía el hábito de decir dirigiéndose a los rangos de los compañeros: “Alineaos y no os separéis por temor a que vuestros corazones se separen”.
También tenía el hábito de decir: “Apretad y alienad vuestros rangos o Allah separará vuestros rostros”.
Si los rangos no son apretados, alienados ni los huecos llenados, los rostros y los corazones se separan, la fe es alterada y el khushu’ muere.
Al contrario, en el estrechamiento y el alineamiento de los rangos está la perfección de la oración tal como el mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo. “El estrechamiento de los rangos forma parte de la perfección de la oración”. También dijo: El estrechamiento de los rangos forma parte de la belleza de la oración”.

Recompensa del Khushu’ y de la perfección de la oración

‘Uqba Ibn Amir –Allah esté complacido con él- dijo: “El mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo: “No hay nadie que haga la ablución, perfeccionándola, y reza dos unidades concentrándose con el corazón y el rostro sin que el paraíso le sea obligatorio”. (1)
Zaid ibn Khalid Al Juhni –Allah esté complacido con él-dijo: El mensajero de Allah dijo: Quienquiera que haga sus abluciones y las perfeccione, reza dos unidades sin ser distraído, todos sus pecados anteriores le serán perdonados”.(2)
Humran, el esclavo de ‘Uthman Ibn ‘Affan –Allah esté complacido con él- dijo:Yo vi a ‘Uthman Ibn ‘Affan llamarme para sus abluciones, es decir para que le trajera un recipiente de agua. Él versó el agua en sus manos y las lavó tres veces. Luego puso su mano derecha en el recipiente y enjuagó su boca y lavó su nariz echando agua y escupió el agua, después lavó su rostro y su antebrazo hasta los codos tres veces, pasó sus manos humedecidas sobre su cabeza y lavó sus pies hasta los tobillos tres veces. Luego dijo: “He visto al mensajero de Allah hacer sus abluciones así y dijo: “Si alguien hace la ablución de esta manera, luego reza dos unidades sin conversar con su alma (pensando en otra cosa) todos sus pecados le serán perdonados”. (3) Abu Dardá –Allah esté complacido con él- dijo: “Escuché al mensajero de Allah decir: “Quienquiera que haga la ablución y la perfeccione, luego se levanta y reza dos unidades, o cuatro, perfeccionándola con el Dikr y el Khushu’ y busca el perdón de Allah, será perdonado”. (4)
Al final del hadith de ‘Amr Ibn Asaba –Allah esté complacido con él: “…Si se levanta y reza, alaba a Allah, le glorifica, le alaba por lo que Él es digno y vacía su corazón por Allah únicamente, será purificado de sus pecados como el día que su madre le tuvo”. (5)
Jabir –Allah esté complacido con él- dijo: Pregunté al mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- acerca de quitar piedras del suelo durante la oración. Él dijo: “Solamente una vez, pero si te abstienes de hacerlo, es mejor para ti que cien camellas con ojos negros”.


Notas

  • Narrado por Muslim
  • Sahih At-Targhib wa Tarhib, nº223
  • Narrado por Bukhari, Muslim y otros.
  • Narrado por Ahmad con un Isnad Hasan.
  • Narrado por Muslim, véase Sahih At-Targhib wa Tarhib, nº392
  • Narrado por Ibn Khuzaima en su Sahih y en Sahih At-Taghib wa Tarhib, nº558

As-Salat wa Atharuha fi ziyadatil-Iman Por Abu Iyad Extraído de: Salafs.com Traducido al castellano por Ummu Khattab Al Andalusiyyah para: atharusalaf.com