La vitamina D

Ella equilibra los niveles de calcio en la sangre mejorando su absorción mediante los intestinos y disminuyendo su eliminación en la orina. También participa en el depósito y en la salida del salcio de los huesos, según las necesidades del organismo. Se entiende entonces, que una carencia en vitamina D puede conducir a una carencia de calcio. Cabe saber que nuestro cuerpo puede producir directamente la vitamina D por medio de la piel gracias al sol.






A la vez vitamina (aporte exterior) y prohormona (precursor hormonal producido por nuestro cuerpo), la vitamina D es vital para la salud ya que ella juega un rol esencial en el metabolismo del calcio en el organismo.Calciferol (que aporta calcio), es uno de los otros nombres de la vitamina D.Se distinguen el ergocalciferol (vitamina D2- forma vegetal) y el cholecalciferol (vitamina D3 –formada en el ser humano y en el animal).

Ella equilibra los niveles de calcio en la sangre mejorando su absorción mediante los intestinos y disminuyendo su eliminación en la orina. También participa en el depósito y en la salida del salcio de los huesos, según las necesidades del organismo. Se entiende entonces, que una carencia en vitamina D puede conducir a una carencia de calcio. Cabe saber que nuestro cuerpo puede producir directamente la vitamina D por medio de la piel gracias al sol.
De manera, que bajo el efecto de los rayos ultravioletas del sol (UVB), nuestro cuerpo produce el cholecalciferol (vitamina D3) que hace pasar una reacción química en el hígado y luego a nivel de los riñones para dar su forma definitiva y activa, el 1,25 dihrydroxycholecalciferol ó 1,25 OH vitamina D3.

No obstante, algunas personas, pueden tener menor cantidad de vitamina D en la sangre de lo normal.

Por tanto, es necesario colmar esta carencia con un aporte complementario tal como en las categorías de las personas siguientes:



  • Los ancianos presentan a menudo una osteoporosis (bajada de densidad de los huesos) que expone a un riesgo elevado de fractura.




Esto es debido a una bajada de producción de vitamina D con la edad. Por ello, un complemento cotidiano de vitamina D + calcio es recomendable.



  • Las personas cuya piel es muy pigmentada (morena) como las personas africanas o indo-pakistanís, porque normalmente tienen una carencia en vitamina D.




Esto está relacionado con la pigmentación de la piel que limita el paso de los rayos UVB del sol y por la escasez de luz solar de los países occidentales (lo que varía según cada región).




  • Las mujeres que se cubren con Hijaab, Jilbaab ó Sitaar son también más propensas a una carencia por su indumentaria.




Algunas se quejan de estar a menudo cansadas o de ponerse frecuentemente enfermas. Una carencia en vitamina D también puede ser una causa. Ha de saberse que un estudio fue realizado en los Emiratos Árabes Unidos en 1998 sobre los resultados de mujeres entre 19 y 44 años. Este estudio mostró que las mujeres emiratís tenían unos niveles de vitamina D hasta cinco veces menos que las europeas que viven en Emiratos. Un estudio similar en Turquía en 2005 mostraba en los resultados de jóvenes adolescentes que se cubrían con Hijaab, que presentaban niveles de vitamina D dos veces menos que las que no se cubrían. La conclusión de estos estudios es que la luz solar, incluso satisfactoria como sucede en Emiratos, no es suficiente para asegurar las necesidades en vitamina D. Es necesario que las mujeres traten de exponerse ocasionalmente al sol y que tengan un aporte alimenticio en vitamina D. Al final de artículo trataremos estas dos nociones.



  • Las mujeres embarazadas y las mujeres lactantes son concernidas por el suplemento pero éste es esencialmente destinado para prevenir la carencia en calcio en el lactante.




En efecto, las necesidades nutricionales de las mujeres embarazadas o de las mujeres lactantes están cubiertas por una alimentación variada y equilibrada. Recordemos que una carencia en vitamina D puede engendrar una carencia en calcio que es mucho más frecuente en el lactante. Y en el lactante, la aparición de una hipocalcemia neonatal (falta de calcio en el nacimiento) está asociada con un riesgo elevado de crisis de epilepsia, de enfermedad cardíaca y de muerte súbita.

La carencia en calcio puede ser responsable de una enfermedad llamada raquitismo (carencia prolongada en calcio). Ella provoca deformaciones óseas y debilidad muscular pudiendo ser responsables de un retraso al caminar y de dificultades respiratorias.

Los trastornos a nivel de las defensas del organismo pueden aparecer y ocasionar infecciones.

Para compensar esta problemática, el ministerio de sanidad francés autorizó, adoptando el 13 de febrero del 1992, la adición de vitamina D en las leches de fórmula para lactantes.

Es pues recomendable mantener un sumplemento cotidiano de vitamina D hasta el destete para una lactancia exclusiva con el seno, que no tiene que recurrir a esas leches enriquecidas ni tampoco si el aporte de leche artificial es inferior a 500ml/d.

Para prevenir el riesgo de hipocalcemia neonatal, recordemos que es muy recomendable tomar un suplemento en vitamina D hacia el séptimo-sexto mes de embarazo. Se trata de una ampolla bebible en una dosis única.

Para el resto de personas, otra medida fue adoptada luego del circular del 11 de octubre del 2001 que autoriza la utilización de leches y productos lácteos frescos, de consumición habitual, suplementados en vitamina D.

Sin embargo, se comprobó que es insuficiente tal como lo revela un comunicado oficial del 2003. En ese sentido, un suplemento es recomendable al menos hasta la adolescencia.

A partir de ahí, es caso por caso según los grupos con más riesgo, citados anteriormente (personas de piel negra, mujeres que se cubren con Hijab, ancianos…)

Según un informe de la Organización mundial de la salud, publicada en 2008 sobre la evaluación de la exposición solar sobre la producción de vitamina D, fue estimado que la exposición al sol puede procurar hasta el 90% de la vitamina D necesaria.

Una simple exposición de los antebrazos y de la cara durante 5 a 10 minutos entre las 10 h. y las 15 h. dos o tres veces a la semana, es suficiente para asegurar un aporte adecuado en vitamina D para un adulto con buena salud.

Para las pieles morenas o si hay escasez de luz solar (cuando está nublado por ejemplo), es posible estar hasta 30 minutos expuestos. Recordemos que los UVB son filtrados por medio de las ventanas. Una exposición prolongada en relación a la recomendada no permitirá producir más vitamina D dado que existe un mecanismo de regulación en nuestro cuerpo que permite evitar una acumulación tóxica.

Además, un tiempo de exposición más largo con los UVB está asociado a un riesgo que aumenta la probabilidad de tener cáncer de piel. De abril a octubre aproximadamente, el organismo podrá fabricar y almacenar bastante vitamina D para el invierno, periodo en el que la luz solar escasea.

Por otro lado, algunos alimentos presentan una fuente de vitamina D, tales como los aceites de pescados (aceite de hígado de bacalao) y los pescados (salmón, sardina, y atún enlatada), también la mantequilla, los cereales, los huevos, los hígados de los animales y un poco de leche.

En conclusión, debemos velar por almacenar vitamina D, por ello no dudéis en hablar con vuestro médico para tratar de garantizarlo, a las personas con más riesgo, los aportes complementarios necesarios.

Fuentes: American academy of pediatric 2008Agence française de sécurité sanitaire des aliments(Afssa) 2005, « recommandation sur la supplémentation en vitamine D »Ministère de la santé 2003, « stratégie d’action efficace ou recommandée concernant la vitamine D »Société française de pédiatrie 1995, « intérêt d’une supplémentation en vitamine D »Dr. Ait m’hammed muloud, médico de cabecera y autor del libro “« La Hijama, fondements-techniques-conseils » ediciones TawbahExtraído de:3ilm char3iTraducido por Ummu Khattab Al Andalusiyyah para: atharusalaf.comaap