El Mensajero –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- transmitió lo que Allah –alabado sea- le reveló, él lo transmitió a la comunidad. De entre lo que Allah le reveló acerca de la obligación de amarle para el mundo entero, tanto para los hombres como para los genios, es que fuera con un amor más fuerte que el que se siente por los hijos y por los padres e incluso más fuerte que el que se siente por uno mismo. Quienquiera que haga esto, el amor por el Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con él- se habrá completado en él y su fe se habrá completado.

Y aquel que no lo haga, no forma parte de esta categoría. La obligación es amar al Profeta con un amor legislado, que ames su Sunnah después de su muerte es un amor legislado. En efecto, Allah salvó mediante su mensaje a quienes Él quiso en el mundo de los hombres y de los genios. El mérito pertenece a Allah, luego al Mensajero de Allah –la paz y las bendiciones de Allah sean con él-. Por consecuencia, su amor es obligatorio antes del amor por el conjunto de la gente, es incluso mejor que el amor por sí mismo.


Shaikh Zaid Ibn Muhammad Al Madkhali

Curso nº3 de Sharh Al-Lu’Lu’ wal Marjaan

Extraído de: http://www.miraath.fr/lamour-du-prophete-%EF%B7%BA/

Texto en árabe: http://ar.miraath.net/fawaid/5998

Traducido por Ummu Khattab Al Andalusiyyah para: atharusalaf.com