De entre los sentidos del ayuno de Sha’ban, está como lo evocó el profeta –sal lalahu 3alaihi wa sal lam-, que es un mes durante el cual las obras son subidas hacia el Señor del universo. (1)


Y esta causa es en sí misma suficiente y noble para justificar este ayuno, pero quisiera presentar a mis hermanos y a mis hermanas, los demás secretos de este mes cuyo mérito es lamentablemente desconocido para las masas de entre la gente, “un mes en el que la gente no presta atención…” (1) y se trata de lo que evocaron los sabios de los Salaf y notablemente Ibnu Rajab –Allah le tenga misericordia- en su libro titulado: “Lata-if al ma’arif fima limawasim al ‘am min al watha-if”.


Algunos puntos importantes y resumidos:

Un mes en el que la gente está despreocupada


Ibnu Rajab –Allah le tenga misericordia- dijo (pág 251):


“Hay varias razones para hacer este ayuno y el profeta sal lalahu 3alaihi wa sal lam evocó de entre ellas, que este mes esté entre dos gigantescos meses, el mes sagrado (Rajab) y el mes de Siyam (Ramadán), hace que la gente sólo se dedique en los últimos dos y por consecuencia no prestan atención a Sha’ban.


Mucha gente piensa que el ayuno de Rajab es más meritorio que el de Sha’ban dado que es un mes sagrado, pero no es así. (es decir que el mes de Rajab no es más meritorio que el de Sha’ban)


Y también dijo (pág. 251):


El dicho del profeta sal lalahu 3alaihi wa sal lam:


“Al cual la gente no presta atención, entre Rajab y Ramadán…”


Indica que es conocido por su mérito en relación al tiempo, al lugar o a la persona, y que es posible que haya otro que él que sea más meritorio y al cual la gente no presta atención.


Entonces se dedican con el que es conocido y célebre (o sea, Rajab) y pierden en consecuencia el mérito de lo que no es conocido entre la gente (o sea, Sha’ban).

El ayuno antes y después de Ramadán es como las oraciones después de las prescritas


Ibnu Rajab –Allah esté complacido con él- dijo:


“El ayuno de Sha’ban es mejor que el ayuno de los meses sagrados y el mejor de los ayunos voluntarios (atatawu’) es el que está cerca de Ramadán, antes y después, y su estatuto en relación al ayuno de Ramadán es como el de las Sunan Ar Rawatib, con las oraciones obligatorias, antes y después, y así las Sunan Ar Rawatib completan la deficiencia (o imperfección) de las obligatorias (al fara-id), lo mismo sucede con el ayuno antes y después de Ramadán, y como las Sunan Arrawatib son más meritorias que las oraciones voluntarias, el ayuno antes y después de Ramadán es mejor que el que se sitúa lejos de éste”.

“Llenar” los momentos de inatención de la gente con actos de obediencia


Ibnu Rajab –Allah le tenga misericordia- dijo:


“Hay una indicación de que es recomendable (istihhab) “llenar” los momentos de inatención de la gente, tal como un grupo de Salaf apreciaba revivir el momento entre los dos ‘Ishaá (es decir, el Maghrib y el ‘Ishaá) haciendo oraciones y decían que es “una hora de inatención” (sa’atu al ghaflah) y es así como en el mismo sentido fue recomendado evocar a Allah –alabado sea- en el mercado dado que es una evocación (dikr) en un lugar de inatención.


Y de entre los fawaid (beneficios) en revivir los actos de obediencia en las horas de inatención, están:


Que la obra es más secreta, está más oculta (se escapa de la vista) y eso es mejor para las nawafil (actos voluntarios) y más aún en el ayuno.


Es un secreto entre el siervo y su Señor, y es por ello que fue dicho que en el Siyam (ayuno) no había ostentación (riyá) con él, y hubieron Salaf que ayunaron durante años sin que nadie lo supiera.


Había uno que salía de su casa hacia el mercado con 2 raghayif (un tipo de pan), las daba en limosna por el camino y mientras su familia pensaba que él las había comido (porque salió con ellas), la gente del mercado pensaba que él había desayunado en su casa.


Ellos apreciaban para el ayunante que mostrara lo que permitía ocultar su ayuno, según Ibn Mas’ud:


“Cuando es por la mañana y ayunáis, poneos dihan”.


Dihan es una pomada, un bálsamo graso perfumado, para erguir el pelo y la barba, de modo que tuviera buena apariencia y no aspecto de cansado.


Qatadah dijo: “Es recomendado para el ayunante, que se eche bálsamo hasta que elimine el polvo gris del ayuno”.

Sha’ban para entrenarse


Ibnu Rajab dijo (pág. 252):


“También fue evocado como sentido para el ayuno de Sha’ban que es como un entrenamiento para el de Ramadán, así no entrará en el ayuno de Ramadán con dificultades y penas sino más bien habrá sido entrenado antes y se habrá habituado, y ayunando Sha’ban habrá encontrado la dulzura y el placer del ayuno y pues, entrará en el mes de Ramadán con fuerza e impulso.
Sha’ban, una introducción a Ramadán


Ibnu Rajab dijo_


Visto que Sha’ban es como una introducción a Ramadán, entonces este mes comporta las mismas cosas que él como ayuno, lectura de Corán, limosna, etcétera.


Salamah Ibn Suhayl decía: “¡El mes de Sha’ban es el mes de los lectores!” (Shahru Ramadán, shahru al qura) y Habib Ibn Thabit decía cuando Sha’ban llegaba: “¡Es el mes de los lectores!” Y ‘Amru Ibn Qays Al Mulai cerraba su tienda y se consagraba a la lectura del Corán”.


Hadith según Usama Ibn Zaid, véase en Sahih At-Targhib, nº1022, pág 425


Imam ZainuDin Ibn Rajab Al Hanbali


Texto extraído de: 3ilm char3i
Traducido por Ummu Khattab Al Andalusiyyah para: atharusalaf.com