Abu Dawud n°5100, Ahmad Vol3/133 y 267, An-nassaî en Al Kubrah n°1849, Al Bukhari en Adab Al Mufrad n°571 y Ibn Abi Assim en su obra As-sunah Vol 3/464 narraron que cuando empezaba a llover, el mensajero de Allah dejaba al descubierto una parte de su cuerpo y lo exponía a la lluvia.

El Hadith es el siguiente:

Anas relató:

“Un día mientras estábamos con el mensajero de Allah, llovía. Él levantó la punta de su ropa de tal manera que la lluvia le mojó. Se le preguntó la razón por la cual había hecho eso, respondió que fue porque proviene de Allah”.

Observación del Hadith


El agua de la lluvia es pura y bendita, notablemente porque todavía no tocó la tierra en la cual se desobedece a Allah.
(Faîda extraída de Sharh Sahih Muslim de Sheikh Ar-rajahi).

Es recomendable cuando empieza a llover, dejar que la lluvia moje una parte del cuerpo. Que el Profeta no haya ordenado a los compañeros hacerlo como él demuestra que no es obligatorio pero sí recomendable.

(Faîda extraída de Sharh Bulugh Al Maram de Sheikh Uthaymin)

Preguntar al Noble cuando le vemos poner en práctica algo que no conocemos.


(Faîda extraída de Sharh Adab Al Mufrad de Sheikh Abu Luqman As-salafi)


En el comentario de este hadith, el Imam An-Nawawi dijo:


En este hadith está la prueba en la que se basan nuestros compañeros, para afirmar que es recomendable al principio de la lluvia dejar al descubierto una parte del cuerpo que no sea el ‘Aurah y así se exponga a la lluvia.


El Shaikh AbdelAziz Ibn Baz (en su recopilación de Fatawa vol13 p64) afirmó:

Esto demuestra que es recomendable para el hombre, que desvele una parte de su cuerpo tal como el brazo, su cabeza y deje que se moje con la lluvia, como hizo el mensajero de Allah. Lo que está legislado, es que el musulmán retire por ejemplo su turbante de la cabeza o que se arremangue para que la lluvia toque su cabeza y su brazo, la tibia y los demás miembros que está permitido mostrar delante de la gente como el pie, la tibia, la cabeza, la mano…


Shaikh Salah Al Fawzan explica en su Sharh Bulugh al Maram, comentario del hadith 541, capítulo de la lluvia:


El agua de la lluvia es bendita y pura, por esta razón es recomendable para el musulmán, que salga al principio de la lluvia y que moje una parte de su cuerpo (cabeza, mano o pies) y luego pronuncie la invocación que el mensajero de Allah pronunciaba cuando llovía.


Shaikh AbdulMuhsin Al Abbad en su Sharh Sunan Abi Dawud Casete n370 20min 35 sec) y el Sahih Shaikh Abdelaziz Ar Rajahi en su Sharh Bulugh Al Maram vol1 p269 narraron también esta sunnah.


Después de haber puesto en práctica esta Sunnah, el musulmán pronuncia la invocación de la lluvia que es la siguiente:


“Oh Señor, haz que sea una lluvia útil”


اللّهُمَّصَيِّـباًنافِـعاً


Allâhumma sayyiban nâfi’an.




Y después de la lluvia el creyente dice:Hemos recibido la lluvia gracias a la bondad de Allah y Su misericordia

مُطِـرْنابِفَضْـلِاللهِوَرَحْمَـتِه


Mutirnâ bi-fadli l-lâhi wa rahmatihi.




Fuente:http://www.3ilmchar3i.net/article-22670195.html


Traducido por Ummukhattab Al Andalusiyyah para atharusalaf.wordpress.com